Argentina sin Telesur, ¿quién nos dirá lo que pasa en el mundo? ¿La CNN? ¿TN? ¿Y esto lo decide un gobierno que se quejaba de la falta de pluralismo?

Argentina sin Telesur, ¿quién nos dirá lo que pasa en el mundo? ¿La CNN? ¿TN? ¿Y esto lo decide un gobierno que se quejaba de la falta de pluralismo?

Por Atilio A. Boron

El deterioro de la calidad del periodismo es uno de los rasgos más ilustrativos de la crisis de la sociedad argentina. En su monstruosa metamorfosis, los medios se convirtieron en inescrupulosos operadores de los intereses dominantes, sin el menor respeto por la veracidad de la información que propalan o por la inteligencia de sus lectores, oyentes o televidentes. Por supuesto que hay que distinguir entre las empresas y sus propietarios y, por otro lado, algunos periodistas -¡no muchos, desgraciadamente!- que tratan de mantener la dignidad de su profesión a pesar de las circunstancias tan adversas que los afectan.

Una muestra de esta descomposición moral la ofreció el día de hoy (27 de marzo) La Nación en una nota firmada por José Crettaz titulada El Estado argentino se va de la cadena Telesur, y con una bajada que decía que el gobierno de Mauricio Macri inició el trámite “para abandonar la empresa propietaria de la señal de noticias chavista.” En una próxima entrega analizaré críticamente la superficialidad, las mentiras y la tendenciosidad de esa nota y la hipocresía de quienes dicen defender el pluralismo ideológico pero luego apoyan cualquier decisión que en la práctica lo limiten. Me basta por ahora con señalar un botón de muestra: con la impunidad que le otorga su empresa, Crettaz habla de “una alianza de Venezuela con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”. Sus limitaciones intelectuales y políticas le impiden comprender la diferencia sustancial entre un estado que asume el papel de mediador entre las FARC y el gobierno de Colombia para poner fin a más de medio siglo de guerra, y un aliado político. Con el tosco criterio que usa nuestro articulista el gobierno de Bill Clinton en Estados Unidos podría también haber sido acusado de “aliado” del Ejército Republicano Irlandés, una organización casi unánimemente tipificada como terrorista, por la activa mediación de la Casa Blanca para poner fin a la guerra entre esa organización y el gobierno británico. Por supuesto, Crettaz no tenía la menor idea de todo esto.

Buenos Aires, 27 de marzo de 2016.