160.000 empleos se perdieron en primer semestre de 2016 en Argentina

160.000 empleos se perdieron en primer semestre de 2016 en Argentina

Informe alerta de que el recorte de personal continúa y de que hay otros 20.000 puestos de trabajo en riesgo. La devaluación del peso impacta en el consumo.

Unas 160.000 personas perdieron el empleo en Argentina desde que comenzó el año, tras el cambio de rumbo que le imprimió el presidente Mauricio Macri a la economía y que impacta de manera negativa en el consumo.

Los sectores más castigados en los últimos meses son los trabajadores de los frigoríficos y los vinculados a la fabricación de electrodomésticos, ya que son los productos que más aumentaron de precio desde la brusca devaluación del peso y, en consecuencia, los que más perdieron en el juego de la oferta y la demanda. Solo en el mes de junio se registraron 11.000 despidos.

El 25% del total corresponde a empleados del área de servicios. Además, si se tienen en cuenta las suspensiones, a los 160.000 despidos se le suman 20.000 puestos en riesgo. Los datos corresponden a un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que viene midiendo la pérdida de puestos de trabajo desde enero cuando los primeros trabajadores afectados fueron los empleados estatales.

El informe advierte que el ajuste de personal continúa en marcha en el país y que las mediciones empeorarán en los próximos meses.

Estas cifras desmienten en los hechos la utilidad del acuerdo que firmó el Gobierno el 9 de mayo pasado con los empresarios para “evitar despidos” por un lapso de 90 días y que fue publicitado como un entendimiento que pretendía subsanar el veto presidencial a la Ley Antidespidos aprobada en el Parlamento.       Hoy los despidos en el sector privado, primero en el área productiva y ahora la comercial y de servicios, superaron ampliamente a los que se registraron en el sector público.

Un párrafo aparte merecen los despidos que se registraron en los medios de comunicación. Al vaciamiento del Grupo Veintitrés encabezado por los empresarios Sergio Szpolski y Matías Garfunkel -quienes dejaron plantados a los periodistas de Radio América, Tiempo Argentino, 7 Días, Infonews y El Argentino, entre otros medios de su propiedad-, se sumó la pérdida de 630 puestos en medios provinciales como La Mañana de Córdoba, Canal Cablevisión Sur, La Nueva Provincia o Canal 9 de Comodoro Rivadavia.

El trabajo informal sube a 40%

En sintonía con el informe sobre desempleo, también se conocieron los datos de un sondeo realizado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), entre el 1 de enero y el 30 de junio pasado, que reveló que el “trabajo en negro” (empleo no registrado) trepó al 40% tomando como referencia el mismo período del año pasado.

El estudio de Indecom subraya que los despidos masivos, en el ámbito público como privado, la baja rentabilidad de las Pymes (pequeñas y medianas empresas) y la inestabilidad económica favorecieron la precariedad en los contratos de trabajo.

Las estadísticas se realizaron en base a un cuestionario que contestaron los responsables de 816 Pymes ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires y otros grandes centros urbanos como La Matanza, San Martín, Rosario, Santa Fe capital, Córdoba, Mendoza y Mar del Plata. Las empresas consultadas pertenecen un 38% a comercios y servicios, un 16% al sector metalmecánico, un 13% al ámbito textil, un 12% al rubro gastronómico, un 11% al área de producción de plásticos y un 10% a la industria química.

Según los datos de Indecom, las Pymes aglutinan el 80% del empleo en general y el 90% del trabajo informal de la Argentina. Un 29,3% de las Pymes consultadas reconoció que durante los últimos seis meses pasaron entre 3 y 5 empleados al régimen informal para eliminar cargas impositivas y tributarias y abaratar los costos laborales.

Además, el 13,3%  dijo que también firmó contratos trimestrales o semestrales con un promedio similar de personas en el mismo período a cambio de que se inscriban como monotributistas.

Los empresarios consultados aseguraron que tomaron estas medidas “para  evitar la suspensión de los trabajadores, para no despedirlos y para no llegar al quiebre definitivo”.

Miguel Ángel Calvete, presidente de Indecom, aseguró que estos datos reflejan que “en los primeros seis meses se registró uno de los peores comportamientos del mercado de trabajo de los últimos años, ya que a la desocupación se suman suspensiones, incumplimientos en los aportes y la caída del empleo registrado”.

El Telégrafo, Ecuador.